Despertar femenino

April 9, 2018 - Uncategorized

María A. Soares. A Lanterna, 08 de octubre de 1914

trad. Fernanda Grigolin y Valeria Mata 

O Borda (versão on-line de Jornal de Borda)  ISSN 2525-3697

 

Con gran satisfacción veo, por medio de la prensa, el gran vuelo que va tomando el feminismo. Es verdad que la mayoría de las feministas de hoy se dirigen casi esencialmente a la conquista del voto – y yo soy contraria al voto por ser una cosa inútil y hasta un obstáculo para la marcha del progreso -. Pero lo que más admiro y aprecio en esa lucha emprendida por las sufragistas es su perseverante energía, que hace que no se detengan ante ningún obstáculo para conseguir lo que desean

 

Bien saben ellas que pacíficamente nada lograrán, y, muy acertadamente, emplean la acción directa.

Se manifiestan también con vigor, en estos tiempos, otras tendencias del feminismo además de las sufragistas, que seguramente vendrán a despertar en el medio femenino un cierto grado de actividad que revertirá en favor de su completa emancipación.

Como ya dije anteriormente, sentí inmenso placer al ver ese despertar tan anhelado, pero no sé a qué atribuir la indiferencia que reina entre las compañeras, tanto de Brasil como del extranjero, en este momento propicio para la propagación de nuestras ideas.

El elemento femenino, cansado de vivir esclavizado, comprendió que ya es hora de conquistar sus derechos usurpados por el ridículo orgullo masculino, y como en su oscura existencia no puede reflexionar y por lo tanto comprender dónde está la verdadera emancipación, en su ansia loca de libertad seguirá el camino que primero le indiquen, juzgando haberlo hecho muy bien.

Vemos que se hallan en la brecha ahora las sufragistas.

Pues bien, como no ven otro camino trillado, seguirán forzosamente ese.

Se producirá de la misma forma que con los socialistas parlamentarios en el medio obrero.

Se entrometieron tanto que lograron hacer creer en sus promesas vanas, llevando a resultados funestos, pues hay hoy muchos trabajadores que aún creen que su felicidad estará completa cuando sean gobernados por socialistas.

Si dejamos que la política absorba todas las energías de la mujer, más elementos tendremos que combatir, y por lo tanto más encarnizada y difícil será la lucha para lograr la emancipación que buscamos.

Por tanto, compañeras, las llamo a ustedes, en nombre del futuro de la humanidad, para que unidas nos lancemos en la lucha, buscando eliminar todo lo que obstruye el camino que ha de conducirnos al futuro dichoso, que ha sido el sueño más dulce de nuestra vida.

Sí, unámonos y no dejemos que progrese ese nuevo morbus que se introdujo entre nosotras, así evitaremos que mañana sean nuestras enemigas las que hoy son nuestras hermanas.